un paréntesis poco pretencioso...

escuche hoy en una película: "cada mujer tiene el tipo de vida amorosa que elige tener".
Estoy segura que mi atropellado corazón se retuerce entre el carboncillo y las brasas de una anticuchera cualquiera frente a semejante aseveración (hoy mismo, en plena alasita!), debo decir que, si esa deducción es cierta sufro de un masoquismo delirante colapsado con retraso mental y atascado de alcoholismo alucinógeno, o de otra forma, hasta ahora me ha tocado gato por liebre.

Maldita película.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Me gusta.

bixen dijo...

El carboncillo (grafito), es carbón como una brasa mal apagada. La estructura atómica laminar del primero, lo hace propicio para la escritura o lubricación. Los "huecos" del segundo para su combustión o retención de toxinas; teniendo ambas formas distinta densidad, pero igual cal/g.
Luego apareció el diamante (sin brillo) y vieron lo duro que era (lo más). Lo convirtieron en brillante para lucirse (sin más).
Finalmente se dieron cuenta que era una estructura tetraédrica del carbono y que ardía como tal, aun siendo más denso, y en vez de negro, transparente.
Puedes ilustrar, mantener, calentar, adsorber, debastar o aparentar: tú eliges.
La proporción de átomos de carbono con dos neutrones de más (C14), frente al resto (C12), es la misma en todos seres vivos, hasta y/o desde que mueren.
P.D.: El gato tiene las costillas redondas y la liebre, al igual que el conejo, elípticas (viéndolas de perfil, tras su corte).

pietila dijo...

Angus: Gracias por el comentario, tb. me ha gustado "el charco que rebosa". Un abrazo.

Bixen: Me ha tomado un día el responder tu comentario, podría rendir una prueba de química, ahora mismo!, trato de entender y rescato: TÚ ELIGES. Claro, siempre trato de elegir, lastimosamente una vez que uno anda metido en una situación amorosa es dificil tomar decisiones sobretodo basadas en riesgos emocionales. Elegir?, si, quiero elegir dónde aparecer, con quién aparecer, o por lo menos estar en la mejor posición para poder elegir bien, por ahora no he podido hacerlo, por eso pienso que la elección es simpre relativa o nula.

el gato y la liebre, no es una comparación directa, es una expresión simplemente, en la cual trato de decir que me he metido de cabeza en relaciones prometedoras, con gente (aparentemente) prometedora y he salido desnucada.

gracias por el comentario y por la atención, regresa, que esperaré más comentarios tuyos.
un abrazo.

Dario dijo...

...jutas...yo iba a comentar algo asi como...no te ha tocado gato por liebre sino que vos has escogido al gato siendo liebre, y te iba a reñir por no aprender nada de la peli esa...pero después de leer el comentario del Angus y el tuyo creo que me estoy metiendo en comentarios personales o sea...sigan nomás en sus cosas..jejeje pero en si, ta chala.

pietila dijo...

Dario: O sea, me ibas a culpar nuevamente de elegir, imposible!
jajaja, debe ser una de las leyes de Murphy! ... soy Murphy!! jajaja, grax Darius!