era una flor de tierra,
hija de una flor de tierra.


Con el paso de los años, mientras crecían los árboles de la entrada, algunos morían sin razón, nacían flores en los jardines, otoñaba y llegaban las primaveras, cada año sin falta, pasó tanto, sobretodo días, con el paso del tiempo la abuela se convirtió en una niña.

2 comentarios:

Asesino_De_Leyendas dijo...

Excelentes palabras y muy buena reflexión. Muy buen blog. Un beso en la distancia.

pietila dijo...

Gracias!!, otro beso para ti.